Reto Tomatero. Tomato Challenge

Por la comisión de Huerto Escolar del CEIP Javier de Miguel (Puente de Vallecas, Madrid). El huerto del Javimi. Ganador del accésit del V Premio Nacional Huertos Educativos, en la categoría de Primaria.

Historia de un tomate Cherry

Se nota el frío en las noches de helada. Pero el calor de mis congéneres y la protección de varias capas de papel de periódico dentro de un vaso de barro de cuajada asturiana nos mantienen al abrigo de la humedad y el relente. Aquí aguantaremos hasta que llegue nuestra temporada, cuando unas manos cálidas nos provean del sustrato y agua suficientes para que volvamos a brotar y crecer, en ese ciclo maravilloso que es nuestra vida de semillas de tomate Cherry.

Aquí no nos poníamos de acuerdo en quién contaría la aventura que ha vivido nuestra generación, así que me he puesto yo a hacer este primer borrador, oye, y luego que pongan o quiten. Lo importante es contarlo.

Estamos en pueblo de Guadalajara, en una caseta de aperos al final de la huerta. Aquí hemos sido planta, flor y tomates, ¡qué tomates! Cherrys como ciruelas, nos decían… y más gordos y lustrosos crecíamos, qué risas… Pero nuestras familias hicieron un divertido y precioso viaje hasta llegar a estas tierras.

Nuestras familias esperaron la temporada en un sobre hasta que notaron movimiento y traslado. El transporte está en nuestro ADN; nuestro objetivo es esparcirnos y encontrar un lugar propicio para desarrollar todo nuestro potencial Cherry. Si nos ayudan, si por el camino cumplimos otros fines, miel sobre hojuelas. Así que nuestras antecesoras se dieron codazos de satisfacción cuando los sobres que las contenían fueron abiertos entre un montón de voces infantiles, risas y algún grito que otro. Allí fueron cubiertas por un sustrato ideal, en un vaso de yogur vacío, por unas manos pequeñas y excitadas. Al momento, el agua justa. ¡Vamos, semillas, otra vez empieza el ciclo!

Vieron la luz como plantitas. No faltó sol, ni agua. Sabían de nuestras necesidades porque primero las resguardaron del frío excesivo con unos plásticos. Las mimaron. Tanto, que todas brotaron y enseguida notaron cierta estrechez… Pues ahí hubo más manos para pasarlas a los bancales y darles espacio y aire… y sol, justo cuando la temperatura ya no les hacía tiritar por la noche.

Pero eran tantas plantitas que muchas otras siguieron en los vasos. Estuvieron agobiadas unos días hasta que empezaron a oír con insistencia a su alrededor dos palabras: Cherry Challenge. ¿Qué será eso? Se preguntaban. Y otra vez movimiento…

De repente fueron entregadas a otras manos cálidas. Junto a ellas un papel donde se detallaban los cuidados que necesitamos y una dirección de correo electrónico para que contaran nuestras aventuras en nuevas huertas, macetas, arriates… Aquellos humanos se propusieron que ninguna de ellas se quedara sin una oportunidad, qué majos. Las últimas decenas fueron a un concurso y todo… Y allí se esparcieron entre manos acogedoras y dispuestas a hacerlas crecer y reproducirse.

Pues bien, así llegamos aquí. Esta familia que adoptó una plantita de Cherry nos hizo crecer y dar hermosos tomates con sus cuidados. Y se acordaron de contarlo en ese e-mail, y de celebrar la idea que tuvieron en el Huerto del Javimi para que tantas manos pequeñas y cálidas cuidaran la vida y la esparcieran. Y nosotras os lo contamos ahora porque para eso tenemos memoria de semillas Cherry. Y seguimos.

Texto escrito por Mayka Bellido. Hortelana y guionista del Javimi.

Dibujo de Luis Miguel Marabé. Hortelano e ilustrador del Javimi.

 Cuáles son los objetivos de la actividad

Esta actividad pretende acercar el huerto escolar a la comunidad educativa. Se les regala una planta del reto a las familias de sexto que ya nos dejan, se propone el reto al profesorado y al personal no docente del huerto.

Llevar la planta a casa. Trasplantar a un recipiente más grande. Buscar el sitio perfecto para la planta y conseguir que crezca, florezca y/o nazcan tus tomates cherry. El reto consiste en cuidar la planta tomatera que hemos criado en el huerto del Javimi para que puedas cosechar tus tomates cherry en casa. ¡Nosotras contaremos tu historia!

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario